Skip to content

Tengamos siempre presente su sufrimiento y hagamos que otros lo conozcan

12/01/2017

huguenots

 

Hace unos cinco siglos, miles de hugonotes huían de Francia, ante la persecución que el protestantismo sufría en esta tierra, para pedir refugio en Inglaterra. No fueron bien recibidos. Muchos les negaron un hogar o los desdeñaron como a perros. Contra esto clamó William Shakespeare. Escribió un monólogo imaginario para un personaje real, Tomás Moro. En boca del filósofo puso una amarga imprecación contra aquellos que rechazaban a los perseguidos de entonces.

Este monólogo, una de las pocas partes que ha podido rescatarse del manuscrito original, escrito a mano por Shakespeare, se ha digitalizado para su exhibición en la página web de la British Library. Juzguen ustedes su triste y desoladora actualidad en este cruel siglo XXI:

Imaginad que veis a los desdichados forasteros,

con sus hijos a la espalda y su equipaje humilde,
arrastrándose a los puertos y costas para ser deportados,
y vosotros, sentados como reyes sobre vuestros deseos,
la autoridad silenciada por vuestra trifulca,
y vosotros, ataviados con vuestras opiniones,
¿qué habríais conseguido? Yo os lo diré. Habríais probado
que la insolencia y la mano dura prevalecen,
que el orden es reprimido; y en ese escenario,
ninguno de vosotros llegaría a viejo,
ya que otros rufianes, a su antojo,
con la misma mano, las mismas razones y el mismo derecho,
os depredarían, y los hombres, como peces voraces,
se devorarían los unos a los otros.

¿Os agradaría
encontrar una nación con un temperamento tan bárbaro
que, estallando con una violencia espantosa,
no os proporcionase un hogar en sus dominios,
afilase sus abominables cuchillos contra vuestras gargantas,
os desdeñara como a perros, como si Dios
no fuera vuestro dueño ni os hubiera creado, como si los elementos
no fueran en absoluto apropiados para vuestro bienestar,
sino un privilegio reservado a ellos? ¿Qué pensaríais
si se os usara de esa manera? Este es el caso de los extranjeros
y tal es vuestra monumental falta de humanidad.

 

tumblr_o1992r8s2m1rf9hn3o1_1280

Desgraciadamente se han cumplido las peores previsiones tras el infame acuerdo de la Unión Europea con con Turquía. Las personas siguen sin refugio, atrapadas en un limbo sin derechos, abandonadas a su suerte, malviviendo a la espera de que se reconozca su derecho a asilo.

Las nuevas vías abiertas tras el cierre de fronteras son mucho más peligrosas y han ocasionado la muerte en el Mediterráneo de cientos de personas. Se les ha gaseado en los campos, se les ha tiroteado, se les ha encarcelado en campos militarizados en los que no hay voluntarios que los apoyen, sin información, sin esperanza, abandonados a su suerte.

La UE sigue escondiendo la cabeza bajo el ala de la indignidad e incumpliendo sus propias leyes. Mercadeando con Turquía y presionando a Grecia para que escondan en el cuarto trastero de la vergüenza a seres que huyen de la muerte y a los que está obligada a acoger por ley.

Los gobernantes siguen sordos y mudos ante el dolor y sólo piensan en réditos electorales.

Pero lo peor de todo, si aún es posible algo peor, es la impunidad de unos dirigentes capaces de transgredir sus propias leyes sin que pase nada.

¿Quién nos garantiza que nuestros derechos serán respetados el día de mañana, cuando no se respetan hoy los convenios firmados por Europa?

Debemos ser valientes y persistentes para exigir al Gobierno de Rajoy que se cumplan los convenios internacionales y que se acoja al menos a las 18.000 personas previstas.

Porque sí se puede. Canadá, país menos poblado que España, 10 millones menos, ha acogido ya 25.000 y pretende ampliarlo a 50.000 según compromiso de su primer ministro.

Y Jordania, país limítrofe y paupérrimo acoge el mayor campo de refugiados del mundo. En Zaatari viven casi 100.000 refugiados sirios.

Debemos exigir, también, que se cumplan las obligaciones de asilo e integración con los que se acojan. Porque no se les puede abandonar a su suerte mientras permanezcan aquí.

Estas personas quieren volver a su país, pero la guerra se lo impide.

Nuestra crueldad los hace pensar ya en el regreso, a pesar del riesgo de muerte en sus países. Tanta penuria, desprecio y abandono pesan más que la propia vida. Terrible.

Tengamos siempre presente su sufrimiento y hagamos que otros lo conozcan.

Hoy son ellos, mañana podemos ser nosotros. Nunca se sabe hasta dónde puede llegar la crueldad de un continente que deja morir en sus puertas a seres desvalidos.

refugiadosReuters / Khalil Ashawi

Porque, como dice el poeta Benedetti:

 

Ya es bastante grave
que un solo hombre
o una sola mujer
contemplen distraídos el horizonte neutro,
pero en cambio es atroz
sencillamente atroz
si es la humanidad la que se encoge de hombros.

No sólo palabras, sino actos como decía otro poeta, Gabriel Celaya:

No es una poesía gota a gota pensada.
No es un bello producto. No es un fruto perfecto.
Es algo como el aire que todos respiramos
y es el canto que espacia cuanto dentro llevamos.

Son palabras que todos repetimos sintiendo
como nuestras, y vuelan. Son más que lo mentado.
Son lo más necesario: lo que no tiene nombre.
Son gritos en el cielo, y en la tierra son actos.

 Gritos en el cielo y actos en la tierra. Por dignidad, por humanidad y, sobre todo, por legalidad, debemos abrir las puertas a quienes huyen del horror. 

 

Al fin, nacer en un lugar u otro sólo es una casualidad. No es nada que imprima carácter, ni que dé ni quite derechos.

 

      

 

Declaración Universal de Derechos Humanos

Artículo 1

Todos los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y derechos y, dotados como están de razón y conciencia, deben comportarse fraternalmente los unos con los otros.

Artículo 14

1. En caso de persecución, toda persona tiene derecho a buscar asilo, y a disfrutar de él, en cualquier país.

Artículo 28

Toda persona tiene derecho a que se establezca un orden social e internacional en el que los derechos y libertades proclamados en esta Declaración se hagan plenamente efectivos.

 

 

 

No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: