Skip to content

Dura nostalgia

17/09/2015

La más dura nostalgia es la de lo no sucedido.

Á. Gabilondo

 

Recorrió emocionado las calles de su infancia. Todo parecía haberse mantenido como congelado en el tiempo.

De pronto lo vio venir. Lo reconoció enseguida. Era su amigo de infancia. Su amistad  había desaparecido en las nieblas del recuerdo, llevada por la distancia.

Corrió a su encuentro. Abrió los brazos emocionado.

Pero su sonrisa se heló al ver la cara de extrañeza del otro y escuchar sus palabras secas y cortantes: “No lo conozco de nada”

Después, volver a la estación supuso un trago amargo. El viaje de vuelta le hizo daño. Se sentía perdido.

Al descender del tren, vio de nuevo, como cada lunes, la cara adusta del cuidador. Sus palabras volvieron a dolerle:

“La próxima vez que escapes del sanatorio, seré más severo. ¿Cómo debo decirte que tú nunca has vivido en ese pueblo?”

Imagen: fotografía de Chema Madoz

No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: