Skip to content

Llanuras de la memoria

15/09/2015

la inmensa estepa castellana

El tiempo es una llanura

y mi memoria un caballo,

Jinete suyo yo voy

a oscuras por ese campo

sin detenerme en recuerdos

fugaces como relámpagos.

El poema es de Manuel Altolaguirre. Pertenece a su libro Las islas invitadas. Un libro publicado en el aciago año de 1936.

Lo recordé, al cruzar de nuevo la inmensa estepa castellana, una tarde de verano que ya olía a otoño.

El cielo amenazaba lluvia, y el tiempo parecía haberse cristalizado.

A lomos de la memoria recordé la triste dedicatoria del poeta, que abre el libro:

Imprimiéndose esta nueva edición en dramáticos dís de lucha, la dedico con todo entusiasmo y gratitud a los heroicos defensores de la libertad y la democracia.

Pequeño tributo para quienes ofrecen a todo poeta fuente de inspiración y espejo de sacrificio.

Ojalá mi obra futura responda por completo a los nobles estímulos que la conducta del pueblo despierta.

EL AUTOR

Julio, 1936

Tras huir de España por los Pirineos en enero de 1939 y ser confinado en un campo de concentración en Francia, fue ingresado en una institución psiquiátrica durante una semana, de donde fue rescatado por diversos colegas. Tampoco fueron benévolos los franceses con los refugiados españoles tras la Guerra Civil.

En el exilio, cambió la poesía por el cine.

Para Altolaguirre, la poesía es “reveladora de lo que ya sabemos y olvidamos”.

Tenía toda la razón.

No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: