Skip to content

Paradojas

16/08/2015

 

 

Otra vez la piedra en el estanque. Un segundo de impacto y una sucesión de ondas.

Otra vez la expansión de la tristeza.

Otra vez el sabor metálico en la boca.

Sintió la tenaza en el alma,  que se revolvió herida.

Paradojas de la vida.

Aquel día se despertó con la madurez a cuestas. Pero aún le quedaba la esperanza aleteante de la adolescencia.

 

Imagen: Historia de un caballito rojo. Xurxo Gómez-Chao

No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: