Skip to content

Un día, una joven, en su blog…

09/09/2013

Publicó esta hermosa entrada en su blog.  Ese blog a cuyo nacimiento asistí una tarde de julio. En las fiestas coloristas y ruidosas de su ciudad. Un blog en el que escribe en sus dos lenguas: castellano y euskera.

Me costó leer hasta el final porque los ojos se me iban nublando.

No era sólo agradecimiento, era admiración, asombro…

Sorpresa al ver a una joven, casi adolescente, manejar de ese modo especial palabras y sentimientos.

No podía creer que alguien  me escribiera  algo tan tierno. Ni que me regalara una flor de loto.

Ha pasado el tiempo. Y hoy he recordado sus hermosos pensamientos.

Ahora es una joven universitaria que vuela alto. Una excelente violoncelista. Una prometedora escritora. Una futura científica.

Camina firme entre su ciudad y la de sus estudios, sigue observando el mundo con mente matemática. Diseccionando cada situación, afrontando cada nuevo reto con una sonrisa.

Enfadándose con un mundo injusto, con la hipocresía, con la mentira, con la maldad, con la cobardía.

Ha matizado los sueños, pero no los ha perdido. No podría.

Ha “dimitido” por un tiempo, pero sigue ahí, escrutando el horizonte que nunca llega. La utopía que espera.

Aprendiendo, preparándose, caminando. Porque sé que nunca se sentará al borde del camino. No es de esas.

Hoy quiero  compartir sus palabras. En este comienzo de curso triste. Con más recortes, con más dificultades, con más injusticias.

Quiero que todo el mundo sepa que ella estudió en la escuela pública. Que lo hizo en su lengua, el euskera.

Que domina, también, el castellano como nadie. Que ama la literatura, las matemáticas, la música…

Que nada humano le es ajeno.

Que es valiente, responsable, buena amiga.

Que respeta y quiere ser respetada.

Y quiero, sobre todo, darle un millón de gracias por haber escrito, un día, esta entrada.

Hoy,  sus palabras  pueden ayudar a muchos profesores a afrontar un curso duro, a superar dificultades.

A mirar más allá de conselleras de Educación desalmadas, de merma de recursos, de recortes brutales.

A entender que un solo alumno merece la pena. Que la educación pública da estos maravillosos frutos.

A sentir que hay que seguir adelante por ellos. Porque son nuestro futuro. Porque son nuestra esperanza.

A saber, muy hondo, que enseñar es lo que  ella define con palabras exactas:

…es un trabajo magnífico conseguir que los alumnos aprendan lo que pone en el currículum y mucho más.

Estamos de loto

Se me había ocurrido pintar el blog de color de luto. Luego he pensado que es más apropiado regalarte una flor de loto. Y es que llevo dos días haciéndome preguntas. Por el momento, preguntas sin respuesta.

No me lo puedo explicar. Tener que poner fin a algo, probablemente, antes de tiempo.

Yo no la conozco. No como profesora. Nunca tuve el placer de cruzármela por los pasillos. Y, parece ser, nunca lo tendré. Ni por los pasillos, ni en la aulas, ni en el patio, ni siquiera en la máquina de café a la que los profesores son tan aficionados (¿En su instituto habrá máquina de café?).

Pero recuerdo conversaciones. Con una mujer que en cada una de ellas consiguió sorprenderme. No podía explicar aquello. No todo. Bachillerato nocturno. Alumnos como nosotros (lo de normales es mentira. Mentira, mentira, mentira.). Grupos especiales. Español para extranjeros. Libros de escritura y lectura. Columnas en la radio. Paellas (créanme que no es lo menos importante). Y tenía un punto de vista definido de cada una de las cosas. Una mujer decidida a hacer lo que estuviera en sus manos fuera cual fuera el campo de batalla.

Pasamos ratos hablando de matemáticas y filólogos, historiadores y doctores, universidades en el extranjero y partidos de voley en la playa al atardecer. Siempre tenía algo que enseñar. Y siempre hablaba dulce. Como si estuviera escribiendo un poema con pluma (de esas que pesan mucho y se deslizan solas). Hacía frases perfectas. Y yo tenía envidia (qué narices, ¡la tenía!). Envidia de sus alumnos. Porque a nosotros nadie nos dijo que nuestros dibujos fueran buenos.

Dibujas muy bien. Te propongo un trato. Escuchas lo que yo voy a decir sobre literatura y luego dibujas sobre eso. Así no perderás la clase. Y los dibujos no te perderán a ti. Quedé asombrada. No sabía que se pudiera aprender tanto de una profesora en una sola tarde. (Yo intenté hacer algo parecido una vez en clase de mates. La compañera de al lado dejó de hacer sopas de letras y empezó a dibujar funciones. Gracias.)

Recuerdo unos dibujos animados que echaban cuando éramos pequeñas (probablemente sigan echándolos). Las Super Nenas. Hasta hace poco creía que era mentira. Que nadie va por ahí salvando la ciudad a cambio de nada. Que los superpoderes no existen. Hoy sé que estaba equivocada. Desde que vi a dos supernenas discutir qué poner en este recuadro y sobre qué tema tiene que ser la quinta redacción del cuaderno cuatro. Desde que descubrí que hay mujeres que se levantan y consiguen animar al alumnado enseñando lo que sea que toque ese día, y luego llegan a casa y hacen la comida, y llaman al hijo porque están preocupadas, y van a la radio porque tiene más cosas que enseñar a más gente de la que va a clase, y después aún les quedan ganas de ponerse a leer gilipolleces en un estúpido blog.

Gracias por enseñarme a creer en las supernenas. Y, por favor, no olvides que aunque algunos no hayan sabido verlo es un trabajo magnífico conseguir que los alumnos aprendan lo que pone en el currículum y mucho más.

2 comentarios leave one →
  1. 11/09/2013 20:15

    Comparto con esta joven todas sus palabras, yo no sabría decirlo mejor, puedes estar tranquila, diría orgullosa, de ser tu misma y saber comunicarnos que las cosas deben y pueden ser mejores, con convencimiento y serenidad. Besos.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: