Skip to content
11 comentarios leave one →
  1. Alex Sanjaime permalink
    30/08/2013 9:57

    Aún conservo en el recuerdo sus clases de comentario de texto en el María Enríquez, el primero de ellos a partir del “A un olmo seco” de Machado. Gracias por seguir así.

    Me gusta

    • 30/08/2013 10:07

      Gracias a ti, Alex. Son las palabras más bonitas que puede escuchar una profesora. Que sus alumnos recuerden sus clases. Y que las hayan asimilado como tú. Un abrazo.

      Me gusta

  2. 01/09/2013 22:57

    Magnificas todas tus intervenciones y como no podía ser de otra forma terminas con Machado, voy a releerlo, me gustaría tener mas presentes muchas de sus poesías. Gracias por recordarnoslo, siento que sea por cosas tristes. Me quedo con “Nadie es mas que nadie” una frase sencilla de recordar y difícil de practicar entre las personas. Besos.

    Me gusta

    • 01/09/2013 23:28

      Muchas gracias, Ana. Tienes razón. Si practicáramos más esa frase y fuéramos más humildes nos iría mucho mejor.

      Te dejo uno de sus sabios proverbios:

      “Para dialogar,
      preguntad primero,
      después… escuchad.”

      Un beso

      Me gusta

  3. Miru permalink
    03/09/2013 0:22

    Conozco a una mujer grande, grande porque no se le olvida que siempre se puede seguir creciendo, que lo pequeño no tiene por qué serlo para siempre. Pocas veces la he visto llorar, un par como mucho en estas ya casi dos décadas. Pero hace poco se emocionó, se emocionó hasta saltársele las lágrimas. Una mañana soleada de agosto, costa francesa mediterránea, Coillure, frente a la tumba del poeta.

    A mí me enseñó ella a sentir la fuerza de sus palabras, igual que tú habrás enseñado a otros muchos. Os parecéis tanto … ¿Tal vez la próxima visita a Antonio Machado la hagamos juntas?

    Mila muxu

    Me gusta

    • 03/09/2013 10:38

      Conozco a una joven grande a la que le gusta jugar a despistar. Cambia de nombre, de lengua y siempre es certera, sabia, tierna en sus comentarios.

      Me engañó en uno de los recientes. Algo había en aquellas palabras que me llevaba a ella y sin embargo, dudé.

      Ahora estoy segura. La mujer grande que no para de crecer y que le sirve de modelo me ha llevado a ella. Y Machado, y Collioure (en catalán Cotlliure), y una tumba humilde y entrañable ante la que también me emocioné, un día ya lejano de un lejano verano.

      ¿Por qué no un viaje juntas en un futuro para recordar a Machado?

      Mila muxu. Mil besos. Moltes gràcies.

      Me gusta

  4. una profe permalink
    07/09/2013 13:17

    conozco a una bicicletera a la que no le gusta llorar. creo que, aparte de que pueda ser una carencia, lo tiene como un principio: mejor reír que llorar. no obstante, se emociona, y frecuentemente leyendo blogs…

    al margen de la bicicletera. he encontrado el comienzo de la primera clase que tendremos este curso en 2º de bachillerato, cuando empecemos a hablar de machado. esta entrada. como además, a pesar de los recortes en la enseñanza pública, en nuestro insti han puesto proyectores y ordenadores en las aulas de bachiller, será más fácil. para que los alumnos se acerquen a machado con pasos seguros y para que los acompañe siempre, empezaremos con esta entrada. gracias. mila esker. musuak

    una profe

    Me gusta

    • 08/09/2013 19:52

      Es un honor que la bicicletera lea este blog, incluso que se tambalee su ley antilágrimas.

      Pero lo es más que una de sus entradas sirva para comenzar un curso de bachillerato. El mérito es del maestro Machado. Él puede enseñar a romper leyes severas para empezar a pensar libremente.

      Y lo hará en manos de una profe rompedora, incansable, innovadora… Con proyectores y ordenadores… Y en la escuela pública…Todo un lujo.

      Gracias a ti. Mila esker. Musuak

      Me gusta

  5. 09/09/2013 22:09

    Puede que si nosotros hubiéramos empezado el bachillerato con esta entrada Machado no sonara hoy lejano y ajeno. Tal vez aquella muerte que entró por el balcón no hubiera sonado insignificante entre chistes adolescentes. Me dio la risa al leer el poema (el compañero de al lado se reía de mí porque “leo raro, me motivo demasiado, son solo palabras”), la profesora se enfadó. Yo sabía que Machado no, pero era ella la que mandaba allí, más que aquel extraño lejano en el tiempo, frío y deshumanizado en sus poemas de libro de texto.

    Me gusta

  6. 11/09/2013 9:21

    Un hombre que no quería ser profesor, pero que fue un maestro. Su obra es de lectura continua para mí. Casi nada.

    Gracias por el blog, por la expresión, por la difusión de la palabra abierta siempre.

    Me gusta

    • 11/09/2013 9:50

      En efecto, un maestro eterno.

      “Nunca os jactéis de autodidactos, os repito, porque es poco lo que se puede aprender sin auxilio ajeno. No olvidéis, sin embargo, que este poco es importante y que además nadie os lo puede enseñar.”
      Juan de Mairena

      La sabiduría de este alter ego de Machado, escéptico e indulgente con todos, debería ser de obligada lectura para cualquier profesor que quiera acercarse al ideal de ser maestro. Su juicio sigue siendo actual muchos años después.

      Gracias por sus palabras y por leer mi blog. Siempre “Nos queda la palabra”.

      Un saludo

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: