Skip to content

Dos lenguas, una sola poesía. Tuits de imágenes y palabras.

11/08/2013

Todo empezó como un juego amable.

Mi amiga fotografiaba, en sus paseos, los patos que la acompañaban desde el agua. Y, curiosamente, la familia se multiplicaba. Era como si acudieran a su llamada. Y ella compartía las fotos en Twitter.

Empecé a comentarlas y el diálogo echó a andar sin darnos cuenta apenas.

Por entonces, también había palmeras y orquídeas espléndidas que  intenté corresponder con palabras de poetas. Se lo merecían.

Anda, columna, ten un desenlace

de surtidor. Principia por espuela.

Pon a la luna un tirabuzón.

MIGUEL HERNÁNDEZ

Pasaron los días de primavera,  y llegó el verano en el que los paseos se hacían por la playa.

La generosidad de mi amiga me hacía llegar, cada mañana, el sol saliendo por el horizonte. El espejo del mar, las nubes, la arena.

De vez en cuando, alguna figura humana.

Pero, pronto, la naturaleza se impuso. Lo que era una anécdota esporádica se convirtió en costumbre cotidiana.

Su imagen llegaba puntual, cada mañana, como lo hace el amanecer cada día que pasa.

Empecé  entonces  a corresponderle, cada día, con palabras. Era lo que mejor dominaba, y las imágenes de mis montañas se parecían demasiado a sí mismas.

No tenían la fuerza mágica del mar, siempre igual y siempre diferente.

Aunque algún atardecer, guardado por las imponentes moles, impactaba. Guardianes de Poniente, en una ciudad cercada por mar y montaña.

100_2181

Principio y fin de días que son idénticos y diferentes. Que nos permiten percibir el latido del tiempo.

La rueda del vivir. Siempre igual. Siempre distinto.

Mis amigos poetas me ayudaron en la tarea.

Cada día de este verano raro, en el que se derrumban tantas cosas, abrir el ordenador cada mañana no es ya una faena rutinaria.

Aletea la esperanza de encontrar unos ojos que ven por mí el mar que yo no veo. Que me hacen sentir un sol que lucha con la bruma y sale vencedor en la pugna diaria.  Que  me traen el tímido oleaje, las barcas de pesca…

Mi amiga empezó, un día, a enviarme también hermosos versos en su melodiosa lengua. Y el intercambio se enriqueció con la misma belleza expresada con palabras diferentes.

D’un vell color de plata

jo voldria que fossin

els meus versos: d’un noble,

antic color de plata.

ESPRIU

Sentí que encajaban muchas piezas en este aparente desorden de un siglo convulso y triste.

Sentí que lo eterno permanece, que incluso se agranda en épocas de cambio. La belleza, el mar, el sol, el amanecer, la poesía que ayuda a gestionar el dolor y la tristeza… La enorme riqueza de las diferentes lenguas.

Y seguimos juntas en esta historia matinal de esperanza a pesar de todo. De lucha contra el desaliento. De empeño en la alegría de abrir los ojos cada mañana. De insistencia en que no nos arrebaten el futuro.

Seguimos, antes de abordar las tareas de cada día, cogiendo fuerzas en imágenes y bellas palabras.

Porque la poesía , cuando la realidad pega fuerte, te salva de la vida. Porque te ayuda a mirar más allá del horizonte. Al lugar donde anidan  aleteantes esperanzas, sueños, promesas y utopías.

Y ahí estamos, a comienzos de un agosto suave, en el que una casualidad empezó a construir una historia que quizá tenga su continuación y su mañana. Porque ya tenemos un hermoso proyecto para ella.

De momento, ya tiene su presente. Y es en el presente donde se construye el futuro. Con deseos, con miedos y sobre todo con esperanzas.

Cal anar endavant
sense perdre el pas.
Cal regar la terra amb la suor del dur treball.
Cal que neixin flors a cada instant.

LLUÍS LLACH

5 comentarios leave one →
  1. María Isabbel permalink
    11/08/2013 13:11

    Preciós! No dexes mai d’escriure i compartir les teues vivèncias. Gracies.

    Me gusta

  2. Pura permalink
    11/08/2013 15:38

    L’entrada és excellent tant pel contingut com per la forma.
    L’aventura matinal és bonica i enriquidora
    El final amb la força de Llach és extraordinari.
    Em sento molt orgullosa de formar part d’aquesta història.
    Soc l’amiga que comparteix amb Agustina aquestes dues llengües, tuits e imatges
    Gràcies, Agustina

    Me gusta

    • 11/08/2013 20:36

      Tus imágenes han sido capaces de empujarme a esta aventura. Como todas las cosas imprevistas, tiene la fuerza de lo inesperado. Pero nunca hubiera sido posible sin tu complicidad y la de los poetas en nuestras dos lenguas.

      Yo también estoy orgullosa de lo que hemos iniciado. Ahora, la aventura sigue. Iremos donde queramos porque el camino depende de nosotras.

      Gracias a ti, Pura.

      Me gusta

Trackbacks

  1. Un año de amaneceres. Poesía, música e imágenes para la esperanza | Nos queda la palabra | El blog de Agustina Pérez

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: