Skip to content

La insoportable banalidad de los gobernantes valencianos

09/08/2013

Serafín Castellano se va de cacería con el empresario a quien adjudicó un contrato de 22 millones de euros. Y está a un paso de ser imputado por otras adjudicaciones irregulares. Mientras, el presidente Alberto Fabra calla, paralizado por los ataques desde su propio partido.

La fotografía de político y empresario, sonrientes tras un botín de animales muertos, es metáfora de la inmoralidad que nos aplasta.

Nos amenazan con un nuevo recorte de 1.900 millones de euros que ahondará en la tragedia social de la educación, la sanidad y los servicios sociales que ellos siguen negando.

Subirán los tributos de los mismos: nosotros. Y seguirán en su burbuja los de siempre: ellos.

No parece que les importemos mucho. Porque los recortes son para la ciudadanía  insignificante.

Ellos nunca padecerán las listas de espera, porque se pagarán caras clínicas privadas.

Sus hijos no estudiarán en barracones públicos y no sufrirán la subida de tasas universitarias. Sus elitistas universidades las pagarán sus padres con el dinero amasado en sus serviles carreras políticas. Mientras, 10.000 universitarios valencianos se quedarán sin beca.

Sus ancianos no padecerán los recortes de la Dependencia. Tampoco morirán solos como la mujer de Santander y su hija discapacitada.

Ellos nunca sentirán la frustración de los parados que no pueden dar de comer a sus hijos. Nunca perderán la oportunidad de trabajar a cambio de la fidelidad inquebrantable al Partido.

 Se irán de vacaciones en sus yates de lujo, mientras la mitad de los valencianos no puede ni ir una semana a la playa cercana.

Se niegan a hacer públicos sus sobresueldos, mientras los valencianos superan en cuatro puntos a los españoles sin ahorros y en riesgo de pobreza.

Hablan, sin rubor, de trabajar por nosotros y la productividad valenciana está 10 puntos por debajo de la media española y con una renta per cápita inferior.

Venden como éxito los rescates del Estado que aumentarán nuestra deuda, la mayor de España desde que gobierna Fabra -más de 7.000 millones de euros en dos años-  y  que oscurecerá el futuro de nuestros hijos.

Ellos están en la nube de la prosperidad, al calor del dinero.

Nosotros los vemos lejanos, sonrientes, inmunes, protegidos, desafiantes, bronceados…

Y sentimos, muy dentro, la insoportable banalidad de unos políticos ineficaces que manchan, cada día, la dignidad de la Política.

No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: