Skip to content

Violencia machista. El machismo mata

29/05/2013

Cuatro mujeres murieron, víctimas de la violencia machista, en apenas cuatro días la semana pasada. Ayer hubo otras tres agresiones. Una con resultado de muerte. Un horror que amenaza con hacerse cotidiano.

No son crímenes domésticos como dicen los medios, son asesinatos machistas. Las mujeres no mueren por accidente, son asesinadas por sus parejas.

Todas las alarmas habrían saltado si ocurriera en algún otro colectivo. Este conformismo ante el horror es violencia social. El tema no parece importar. Como si las muertes fueran de ciudadanos de segunda. Una sociedad que considera “normales” hechos terribles que acaban con la vida de seres humanos está enferma.

La Ley Integral contra la Violencia Machista se aprobó en 2004 con el apoyo, al menos formal, de todos los partidos políticos. Aunque imperfecta, como todas, es pionera en el mundo,es difícil como todo lo novedoso y ambiciosa como todo lo necesario.

Aplaudida por Amnistía Internacional, feministas y gobiernos de toda Europa, sigue siendo injustamente atacada por aquellos que no creyeron nunca en ella. Se negaron a ponerla en marcha cuando gobernaba Aznar y, ahora, la ponen en duda basándose en las tristes cifras de mujeres asesinadas.

La crítica, además de mezquina, es demagógica e irresponsable. ¿Alguien duda de la utilidad del Código Penal porque siga habiendo delitos?

La ley no es garantía de la desaparición del delito. Sólo lo castiga, pero es absolutamente necesaria. Su existencia ha permitido que aflore el problema, que la sociedad lo rechace y que las mujeres se animen a denunciar. El 83% no lo hacía por miedo. Ahora hay 130.000 denuncias al año.

Falta mucho camino, sin duda, pero no es posible avanzar si los agentes sociales implicados no colaboran.

En primer lugar, la Justicia. Los juzgados especiales no sólo son necesarios, sino imprescindibles. Dudar, como hacen algunos juristas, de su validez es algo incomprensible. También falta concienciación en abogados sin interés, jueces que rechazan pruebas. Por no hablar de falacias sobre denuncias falsas, como en el caso triste de Toni Cantó.

Pero lo más grave es que, si el ministro Gallardón saca adelante su reforma del Código Penal, las penas de cárcel se sustituirán por multas a los maltratadores y se evitará el término violencia machista.

Parece seguir la estela de la ministra Mato para quien la violencia contra las mujeres es algo privado y la reduce, en la peor tradición patriarcal, a un asunto doméstico.

Quizá por ello el grupo del PP eliminó el jueves, tras recibir órdenes de arriba, del texto de condena pactado en el Congreso, la palabra “asesinatos”. La sustituyó por “esta situación”. Y silenció las expresiones “violencia machista” y el “machismo mata”.

La manipulación de las palabras pretende ocultar la realidad y con ello acabar con los problemas: simplemente se ocultan y no existen.

A esto se unen los recortes en ayuda a maltratadas. Desaparición de cursos de reeducación y una Administración que abandona a las mujeres tras la denuncia y las deja en manos de su maltratador. Recortar tiene un alto precio en vidas.

En segundo lugar, hay que implicar a los Cuerpos de Seguridad. Ampliar su número no basta. Es necesaria una labor educativa firme que impida que ir a denunciar sea un nuevo caso de maltrato para las mujeres. Ellas son las víctimas.

 También los medios de comunicación deben reflexionar sobre su responsabilidad. Anuncios vejatorios de lo femenino, modelos patriarcales que consagran estereotipos machistas en series y películas, ligereza a la hora de informar. Su labor debería ser más formativa que informativa. Deberían evitar lo escabroso y centrarse en el hecho como un caso de vulneración intolerable de los derechos humanos.

Y, por último lo más importante, la escuela. La asignatura de Educación para la Ciudadanía era tan necesaria como el respirar para educar en igualdad desde la infancia, romper estructuras arcaicas y enseñar a convivir a los alumnos como seres humanos iguales y complementarios.

La ley Wert la ha eliminado y, con ella, toda mención a la ideología patriarcal, a la imprescindible igualdad entre seres humanos, a la discriminación por género.

Nadie enseñará a los jóvenes igualdad y se subvencionará la educación segregada y la Religión misógina.

Funcionará a la perfección una jerarquía de género asimilada por todos, hombres y mujeres. La dominación masculina es aprendida y educacional. Pero la ideología patriarcal nos hace creer que es “natural” y la perpetua a través de la familia, la escuela y una sociedad entera empapada de estereotipos. Las leyes solas no bastan para cambiar mentalidades. La educación es la que puede cambiarlas.

Nadie debe bajar la guardia ante un camino duro y difícil en el que todos estamos implicados. Las mujeres deben animarse a denunciar, pero no hagamos más difícil su calvario con actuaciones que aumenten su dolor.

Acabar con la violencia machista es cuestión de toda la sociedad, no sólo de las mujeres.

Ya basta de silencios. Digamos no a este terrorismo inhumano.

Imágenes: Cy TwomblyPan (part II)

3 comentarios leave one →
  1. 03/06/2013 11:51

    Los mismos que niegan la “utilidad” de las Humanidad son los que saben de la fuerza de las palabras y del poder que tienen, por eso las niegan, o las utilizan malvadamente hasta deformarlas. Los recortes en educación y en género están relacionados. Precisamente hoy encontré este texto y creo que, de alguna manera, está relacionado con este tema, en la medida en que todas las acciones del gobierno conducen a un mayor control, supervisión y tutelaje de la ciudadanía -especialmente de las mujeres-: que estemos sin pensar, sin movernos y sin saber hablar, incapaces de generar discurso o emprender acciones que conduzcan al cambio, la masa perfecta. Solas e incapaces de (re)conocer a los demás como iguales.

    Aquí el recorte que me hizo recordar esta entrada:
    <>

    Y aquí el enlace: http://www.nativa.cat/2013/05/lectura-i-comunitat/

    Me gusta

    • 03/06/2013 11:52

      ups: el recorte es éste,
      Però més enllà d’aquesta constatació, la qüestió és: en quin sentit pot fer comunitat la lectura? Crec que l’especificitat de la lectura és que fa comunitat desencaixant tota comunitat. No és un joc de paraules: com intentaré explicar, la lectura és l’experiència d’una desviació tant del jo com del nosaltres que amenaça la manera com aquests funcionen socialment. (…) Des d’aquesta insòlita relació entre soledat i complicitat, l’experiència de la lectura desplaça la dualitat individualisme-comunitat a la relació inseparable soledat-complicitat. Així, com veurem, ens permet pensar la potència d’unes comunitats indomables, no normalitzables ni normativitzables i buscar estratègies concretes per a combatre els molts esforços que el poder sempre ha dedicat a neutralitzar aquest potencial incontrolable de les comunitats de lectors.

      Me gusta

    • 06/06/2013 9:54

      Esa es la intención, Lucía. Pero no lo vamos a consentir. Los libros arden mal y las ideas son incombustibles. Estoy segura de que se animan con los ataques de la intransigencia. Lo que ha ocurrido estos días me reafirma en que la escuela pública ha formado a la mejor generación en democracia. Y el pensamiento crítico que tanto molesta a estos neocon nunca desaparecerá. Es imposible. Juntos, informados y lectores somos mucho más fuertes que ellos. A pesar de los pesares. Hombres y mujeres:personas, seres humanos.

      Por eso es tan importante enseñar igualdad desde la escuela. Y estoy segura de que el profesorado lo hará a pesar de Wert y sus reformas. Eso sí, con muchas más dificultades. Pero ya estamos acostumbrados.

      Gracias por tu enlace. Es muy interesante.

      Un abrazo

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: