Skip to content

No apagarán el Sol del 15-M

15/05/2013

 

 

 Sólo tiene dos años y sus hijos ya vuelan solos. Sólo tiene la fuerza de los sueños y la realidad se rinde ante sus propuestas. Apenas tiene pasado y su marca es ya indeleble.

Nunca podrán apagar el 15-M.

Porque el ser humano necesita una historia que ordene el absurdo del mundo y dé nombre a su futuro. Y este movimiento se la ha contado. Sin engaños ni mentiras. Saltando todos los obstáculos. Y ya no hay marcha atrás. Han marcado el camino.

Imposible imaginar la PAH y sus victorias frente a los desahucios, la lucha ejemplar de la marea blanca por la Sanidad pública, la marea verde por la enseñanza, los audaces Yayoflautas y tantos otros movimientos ciudadanos, sin el empuje del espíritu de las primeras asambleas de la Puerta del Sol.


Desde que nació el 15-M se han incrementado los parados en dos millones, la Sanidad pública ha dejado de ser universal y se venden hospitales a empresas con intereses privados en detrimento de nuestra salud. La escuela pública se derrumba literalmente y los comedores escolares dejan de alimentar a niños que sólo pueden ya comer en ellos.

España es el país con más desigualdades de la UE. El 25% de los niños está en riesgo de pobreza severa y nuestros gobernantes parecen inmunes a la realidad. Envueltos en su burbuja protectora, amparados por privilegios intolerables, olvidan su misión de servidores públicos para servir a sus intereses. Se niegan a oír el clamor de los desesperados, niegan las nutridas manifestaciones, atacan con violencia la discrepancia. Insultan a la ciudadanía mintiendo con descaro.

Una reciente encuesta señala que la desafección ciudadana respecto a las instituciones es más que preocupante. Ni jueces, ni políticos, ni monarquía inspiran ya confianza a una sociedad desesperada y humillada. Sociedad entre la perplejidad y la furia que descubre que la engañaron y la engañan cada día. Que ve con dolor cómo se cierran casos sangrantes como el del Metro de Valencia y cómo los culpables huyen de sus responsabilidades.

 

Al 15-M se le ataca desde el poder establecido porque temen su fuerza. Fuerza que consiste en dar voz a los que no la tienen. En conjurar el miedo de los humillados. En soñar mejor para que la realidad no acabe con los sueños. Porque, en palabras de Helder Camara:

Soñar solo es sólo un sueño. Cuando sueñas junto con otros es el comienzo de la realidad.

Para defender lo que se ha perdido. La palabra verdadera frente a la manipulación mentirosa de cada día, porque no es democracia recortar derechos.

Fomentar la solidaridad del bien común frente al egoísmo del sálvese quien pueda.

Proclamar la inclusión apartidista frente al exclusivismo partidario. No importa de dónde vienes sino que luchemos juntos por algo.

Y lo han logrado con un proceso de concienciación social ejemplar. Los jóvenes y no tan jóvenes que huían de la mala praxis política se han encontrado de bruces con la Política. La acción ha seguido a la indignación. Las víctimas se han levantado del suelo, han perdido el miedo y reclaman lo que es suyo. Por justicia y por dignidad.

Ellos nos han demostrado que se puede hacer mucho. Que el desánimo, la resignación son una cobardía. Que sí se puede obligar al poder a rectificar. Que se pueden paralizar leyes y desahucios, impedir que se cierren hospitales.

La democracia ha salido ganando, sólo pierden los politicastros que la manejaban a su antojo y que ven amenazados sus manejos. La política ha salido de sus oscuros sótanos y ha llenado las calles. Porque la política es la vida y no quieren que la hagamos para que les dejemos las manos libres.

Un Gobierno sin apoyo, dividido y sin liderazgo se repliega agazapado ante la ciudadanía. La imagen del Presidente, Ministros y oposición está bajo mínimos.

Y el espíritu del 15-M los inquieta. No es un sistema, ni una organización, ni un sujeto. Es un clima de libertad democrática imparable, de politización creciente, de exigencia de información, de representación del 99%, de auténtica unión en lo común y cotidiano. Unión en los problemas reales de la gente. Aire fresco para poder respirar.

Harán mal en ignorar su fuerza. Harán mal en insultarlos, en degradarlos, en difamarlos. Harán mal en intentar instrumentalizarlos.

 

Esta marea colectiva en defensa de la democracia y los derechos sociales es ya imparable. Nada será igual después de ellos. Después del 15-M.

Leonard Cohen lo dijo maravillosamente en un poema de su libro La energía de los esclavos, y Constantino Romero lo leyó de manera inolvidable:

Nada de lo que construisteis ha perdurado
Cualquier sistema que montéis sin nosotros
será derribado

Fotografías: @javierbauluz #12M15M Periodismo Humano

Olmo Calvo.eldiario.es Grito mudo en Sol

Olmo Calvo.eldiario.es

Fátima Margu. @fronterad

2 comentarios leave one →
  1. ana r permalink
    15/05/2013 20:17

    Al principio miré el movimiento con desconfianza, pero poco a poco me ganó. Felicidades 15-M

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: