Skip to content

Personas con discapacidad: la cara más amarga de la guerra económica

06/12/2012

 

El domingo pasado, salieron en Madrid miles de personas con discapacidad para gritar contra la injusticia. Por primera vez en democracia. Porque se sienten al borde del abismo si no se atienden sus derechos.

Y en Valencia lo hicieron el lunes, su día, para reclamar los 50 millones que les debe la Generalitat. Medio millón de seres que ve sus vidas congeladas. Son los excluidos, los olvidados. Un 10% que no parece existir para el gobierno neoconservador  del PP que ha convertido la Discapacidad en “zona catastrófica”.

El polifacético John Berger escribía en 2001 palabras que él mismo confesaba de urgencia.

Nuestro diálogo nos fortalece en la convicción de que lo que está ocurriéndole al mundo hoy día está mal. Y lo que, a menudo, se dice de él es mentira.

Está mal una semana triste en la que se inyectan, a costa de nuestros impuestos, 40.000 millones de euros a la banca. A la vez, se deja de pagar la Seguridad Social a 150.000 cuidadoras de personas dependientes. Y, por si faltara algo, se incumple el Pacto de Toledo y la Constitución y no se actualizan  las pensiones.

Está mal que el Conseller valenciano, que se dice de Bienestar Social, afirme sin rubor que no hay liquidez para los desamparados cuando Fabra cierra acuerdos vergonzosos con el magnate de la Fórmula1 hasta 2020. O le perdona más de 14 millones de euros este año.

Si toda merma de derechos es injusta, el abandono de los dependientes es miserable. Como dice Stiglitz, política y mercado se unen para beneficiar a los de arriba a expensas de los de abajo.

Si se aplican los recortes anunciados en 2013, volveremos a la beneficencia del franquismo. Al túnel oscuro y al gueto. Enfermos mentales y discapacitados ocultos en sus casas. Una sociedad ciega a su desamparo y una Administración cruel que los ignora.

imagen_blogNo es soportable ya oír hablar de “abrir diálogos” otra vez más. Porque no hay tiempo. Porque no es caridad, sino justicia. Es integrar en la sociedad, sufragar con impuestos de todos la ayuda al más necesitado. Redistribuir la riqueza. Financiar Servicios Sociales fuertes, no hurtarles 4 millones de euros como ha hecho el Consell.

Pero desaparecen ayudas para sillas de ruedas y prótesis, se recortan sueldos de cuidadoras, se asfixian centros de enfermos mentales. Se implanta el repago. Se cierran talleres ocupacionales, centros de rehabilitación, ayudas a niños con problemas en la escuela.

Abrazar la defensa monolítica de la familia cristiana y dejar total y absolutamente abandonadas a su suerte a las familias de carne y hueso es hipocresía. Sin escuelas infantiles, sin ayuda a los mayores y enfermos, con el colchón de las pensiones menguado. Con mujeres cuidadoras que trabajan 20 horas diarias en casa y suplen al Estado sin ser pagadas.

Es mentira que, como dice la ministra Báñez, trabajen por cambiar la situación. La fomentan. Esta guerra económica neoconservadora está cometiendo verdaderos crímenes contra los derechos sociales.

Es mentira que no haya dinero. Sólo con el defraudado en España se financiaría la Sanidad. Y no lo persiguen, sino que lo perdonan.

No es verdad que no haya alternativas. No hay voluntad política de llevarlas a cabo. Porque la crisis-estafa desvía, hasta las desgracias de las personas dependientes, al negocio privado.

Aquella tarde triste de agosto en que se pactó la reforma de la Constitución fue el principio del fin de los derechos. Sin ruido, en unas horas, sin consultarnos, nuestros gobernantes firmaron que nuestros impuestos se desviarían a los bancos. Cada día que pasa, este goteo incesante de recortes brutales oscurece un poco más nuestras vidas y las hace más difíciles. Hoy, el tiempo se acaba.

Parece que un invierno peor que el meteorológico está detrás de la puerta. Parece que todo está muerto.

Pero la primavera, más que una estación es un anhelo.

Quiero pensar que esas personas en silla de ruedas que estos días gritan contra la injusticia no están solas. Que las mareas de resistencia de colores diferentes, que defienden lo que es nuestro y que nos quitan cada día, no van a chocar contra el muro de la indiferencia.

Porque no podemos tolerar que también ganen esta guerra. Y vencerían si pensáramos que es imposible detener lo que pasa.

John Berger pedía resistencia y unión al comienzo del milenio:

Cuando dos o más personas están de acuerdo se forma una bolsa de resistencia contra la inhumanidad del orden económico mundial.

Nuestra tarea, hoy, es impedir que el mundo se deshaga.

Imagen1:Andrea Comas.Imagen2:Juan Carlos Cárdenas

2 comentarios leave one →
  1. 09/12/2012 0:20

    Aquel día triste de Agosto se implantó la dictadura. Esto es la consecuencia lógica de aquel asalto por la puerta trasera al crimen económico organizado. Se dio prioridad absoluta a las exigencias de la banca, se traicionó a todos y hacia ese absolutismo criminal caminamos.
    Un saludo

    Me gusta

    • 09/12/2012 11:11

      Para parar ese camino al abismo, nada mejor que las palabras de un hombre que se llamaba a sí mismo ‘profesional de la esperanza’. La esperanza en que habrá de levantarse un mundo nuevo:
      “El imperio de las bolsas financieras enfrenta la rebeldía de bolsas de resistencia. Sí, bolsas. De todos los tamaños, de diferentes colores, de las formas más variadas. Su única semejanza es su resistirse al nuevo orden mundial ” . Siete piezas sueltas del rompecabezas mundial
      Las piezas no encajan. Quizá hay que luchar, y mucho, para que lo hagan. Por lo pronto, su idea de bolsas de diferentes colores se ha hecho realidad en las mareas de protesta que se levantan por todo el país: verdes, blancas…

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: