Skip to content

Pereza

27/10/2012

Ventana_encendida

 

 

La Muerte enfocó, con sus ojos garzos y penetrantes, la única ventana iluminada del edificio.

Era su última tarea del día. Pero sintió pereza.

Aquel día había trabajado demasiado.

Apartó la mirada y siguió su camino.

***

Dentro de la casa, la mujer respiró aliviada y apagó la luz.

La había despertado el inquietante silencio. Su hijo no respiraba.

Pero ahora, en la cuna, su bebé respiraba tranquilo.

Todo había sido una falsa alarma.

No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: