Skip to content

Wert, el Excelente

17/06/2012

El Ministro Wert propone un “ranking” de centros para la “rendición de cuentas”. Serán colegios e institutos sostenidos con fondos públicos. Por supuesto, en esa lista no se especificará cuáles cobran a los padres  para “mejorar” sus cuentas, mientras el Estado paga a sus profesores.

Tampoco, los que acogen un mayor número de alumnos con problemas de aprendizaje. Ni los que imparten desde hace años sus clases en barracones…

Siempre hemos sabido que comparar sólo resultados, sin tener en cuenta las circunstancias, es injusto y falso.

Propongo que se haga un “ranking” de ministros para que los que están a la cola, como él, puedan ser sustituidos y dejen de hacernos daño.

También dice que el “ranking”  será “para facilitar el ejercicio de la libertad de elección de centro educativo por parte de las familias”.

Serán tan libres como se lo permita su renta. Sin dinero no hay elección posible.

Propongo que nos faciliten, a las familias y a los profesores, elegir libremente a los que nos gobiernan cambiando una Ley Electoral injusta y que nos permitan  la destitución de quienes no cumplan con su cometido.

Y, también, que los centros concertados sean gratuitos y no cobren tasas “voluntarias” a sus alumnos para filtrar a los que entran. Libertad, SÍ, pero para todos. No sólo para algunos. Libertad igualitaria para que se elija en las mismas condiciones.

Para imponerlo deberá derogar la Ley Orgánica de Educación.

Propongo que, en aras de la libertad que nos garantiza la Constitución, seamos consultados los docentes, padres y la sociedad en general sobre la conveniencia o no de tal medida. Hay propuestas más urgentes y más justas.

Estamos un poco hartos de que la “información veraz” sea la que sigue las consignas ultraliberales, y la que se considera diferente se ningunee y desprecie.

La educación no se rige por normas agresivas empresariales. Cada centro, cada alumno, cada familia supone un tratamiento adecuado y diferenciado que se impedirá tratando a los alumnos como números fríos. Obviar las circunstancias socioculturales y uniformar lo diferente es el camino para que los centros públicos se conviertan en guetos. Y parece que es lo que buscan.

Señor Wert, ¿dónde está su pretendida excelencia? ¿Dónde su perspicacia como sociólogo?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: