Skip to content

Ni humanismo, ni cristianismo: populismo y xenofobia

09/05/2012

El miedo es tan antiguo como la humanidad. En tiempos convulsos en lo económico, lo político y lo social, la desconfianza produce una reacción de refugio en la identidad. Una de las pocas cosas que le quedan a quien lo pierde todo.

Pero los genes del alma  no son innatos, en hermosas palabras del libanés A. Maalouf. Cada persona es más hija de su tiempo que de sus padres según Marc Bloch. Reducir lo humano a una sola identidad es una actitud sectaria, intolerante, dominadora y hasta suicida. Racismo y xenofobia pueden acabar con la democracia, como ya ocurrió en la Alemania en crisis de los años 30 y empieza a pasar  en Europa al ritmo de otra crisis.

El alcalde Torró anuncia una norma populista y xenófoba, declarada ilegal por la Abogacía del Estado en el caso de Vic, que endurece el empadronamiento a los inmigrantes. Con ello incumple la ley que estableció Rajoy en 1997 como ministro de Administraciones Públicas.

Lo ha defendido el alcalde con argumentos que atentan no sólo contra la decencia y la razón, sino también contra la piedad cristiana, de la que tanto presume, y contra la justicia. Dice que sólo se empadronará a “gente de bien”. Nadie tiene el monopolio de lo humano y la facultad de separar el bien del mal. A no ser que se atribuya cualidades divinas. Lo cual, para un católico confeso, es blasfemia. Y también es una de las características propias de los autócratas que esconden, tras la moral, sus decisiones.

Habla de la ciudad como “su casa” o “su mesa”. Olvida que, ni ésta, ni ninguna otra tierra es propiedad privada de nadie. Todos somos inmigrantes y producto del mestizaje de siglos. Y olvida que el Cristo en el que dice creer sentaba a su mesa a los pobres y condenaba la riqueza.

Olvida que nacer aquí o allá es cosa del azar.  Algo tan leve, que agarrarse a ello para atacar al débil y al diferente sólo indica ignorancia cuando no, maldad.

En contra del “humanismo cristiano” que predica pero no cumple su propio partido,  se dispone a marcar territorio a dentelladas. En un acto que no parece dirigido a integrar, ni a proteger a nadie, sino a dividir. A desviar la rabia de una ciudadanía empobrecida y desesperada contra el pobre desvalido, más débil todavía. Ni humanismo, ni cristianismo. Desvergüenza y xenofobia.

Pero él sabe que busca halagar los miedos de una sociedad desorientada y presentarles, como sacrificio humano, un chivo expiatorio. Precisamente, el más indefenso. Al que pretende hacer invisible. Al que pretende arrebatar hasta la condición humana y la existencia convirtiéndolo en fantasma.

Olvida que un buen alcalde y un buen político están para solucionar problemas, no para crearlos. Gandia siempre ha sido modelo de integración cultural y nunca han faltado en ella convivencia y diálogo. Alentar actitudes intolerantes puede ser suicida.

Ante anuncios inhumanos y anticristianos se echa también de menos escuchar la voz de la Iglesia y de su ONG-bandera, Cáritas. Tampoco Cruz Roja ha dicho nada.

Parece que la jerarquía, acostumbrada a pomposas declaraciones de moral para apoyar al PP, ha olvidado el Evangelio y la justicia igualitaria. Como decía su Maestro:

Este pueblo me honra con los labios, pero su corazón está lejos de mí. Para guardar sus tradiciones viola el mandamiento de Dios.

Nada han dicho de la decisión de Rajoy que arrebata la sanidad a los inmigrantes y tampoco de la norma de Torró que los condena a desaparecer. Parecen depender demasiado del poder.

La caridad que predican de boquilla es, las más de las veces, un lavado de conciencia. Un parche que oculta la profunda injusticia que provocan las desigualdades. Como decía el obispo brasileño Hélder Câmara:

Cuando doy comida a los pobres me llaman santo. Cuando pregunto por qué tienen hambre me acusan de comunista.

Se siente tristeza y rabia ante unas autoridades que esconden su fracaso social y político tras la caza al inmigrante en la mejor tradición de la ultraderecha populista.

Se siente decepción ante el silencio de la Iglesia que ni siquiera se ve afectada por los recortes.  Que se une al poder de los ricos y no da ejemplo, ni alza la voz por los más pobres de hoy, que son los inmigrantes.

Y se siente perplejidad al ver a los que se dicen creyentes practicantes presidir misas de acción de gracias, procesiones y demás fastos e incumplir la primera ley del cristianismo:

Amarás al prójimo como a ti mismo.

¿O es que piensan que no todas las personas somos iguales?

Las imágenes son de Edu León y Olmo Calvo (http://fronterasinvisibles.org)

23 comentarios leave one →
  1. Pepe Arnau permalink
    09/05/2012 19:39

    Le has dado en la raíz Agustina. Impecable.

    Me gusta

  2. alvarolaparra permalink
    10/05/2012 0:26

    Con entradas así, nos queda la palabra y la esperanza

    Me gusta

  3. 10/05/2012 11:13

    Pero, tenemos a Agustina.
    Rosa Orquín.

    Me gusta

  4. 10/05/2012 11:26

    Bravo. Contra el populismo, lo que les falta a esta gentuza: inteligencia y argumentos.

    Me gusta

  5. Francesc Mulet permalink
    10/05/2012 12:03

    Li agraïsc les seues paraules, plenes de trellat i sentit. Si m’ho permet les signe juntament amb vosté

    Me gusta

  6. 10/05/2012 12:29

    Agustina, me ha llegado tu entrada; estoy contigo. Si hay de verdad algún “enemigo” del cristianismo es este neoliberalismo imperante que se nos está imponiendo y el capitalismo brutal que hace del dinero el único Dios al que adorar y ante el que hay que postrarse. Jesús de Nazaret cogió un auténtico cabreo ante los mercaderes que habían hecho del Templo, de la casa del Padre, un mercado en donde aprovecharse de los más pobres. Este “templo” para el cristiano es toda persona (venga de donde venga y sea quien sea) y especialmente aquellas con que Jesús quiso explícitamente identificarse (Mt 25,31). Si Unamuno decía (ahora dudo si fue él, da lo mismo) que le “dolía” España, a mi me “duelen” algunos miembros de mi Iglesia. Pero en honor a la verdad también hay voces que siguen gritando, pero tengo la impresión que, como en el caso del profeta, en el desierto. Un afectuoso saludo. José-Vicente Puig.

    http://www.cristianismeijusticia.net/bloc/?p=6980&lang=ca

    http://www.caritas.es/noticias_tags_noticiaInfo.aspx?Id=5726

    Me gusta

    • 11/05/2012 9:10

      Tus enlaces son clarificadores, José-Vicente. Sé que hay una Iglesia combativa y solidaria que sigue a su Maestro pero, en este caso concreto, en esta ciudad, ha estado muda ante un ataque brutal a los más necesitados.
      Es en estos momentos cuando la reacción es más importante.La caridad no suple a la justicia igualitaria.
      Seguro que esas voces en el desierto, si gritan juntas, llegarán a ser escuchadas.
      Un saludo y gracias por tu apoyo.

      Me gusta

  7. Carlos Monzó permalink
    10/05/2012 13:39

    Mi gran profesora Agustina, siempre excelente.

    Me gusta

  8. josep permalink
    10/05/2012 18:20

    si escoltar-la per ones és gaudir veritats etèries, digerir ara la lectura en silenci, commou.

    Me gusta

  9. Juan Recadero permalink
    10/05/2012 18:23

    Señora:
    Al parecer sus artículos se están convirtiendo en el exponente de la conciencia crítica de muchos gandienses, que algunos creíamos muy debilitada. Por tanto, le regalo 2 entradas para ver a El Fandi, al torero tuerto o al Niño de Jerez si deja de escribir comentarios como este. Vale, subo a 4 entradas. De acuerdo, haré un esfuerzo: le regalo 6. No. Subo a 10 entradas y no se hable más. Venga, 12 y todas de Sombra. Dígame cuántas quiere. Pero, por favor, escriba sobre la primavera o cosas por el estilo.
    Atentamente,
    Un Mandado

    Me gusta

    • 11/05/2012 9:26

      Señor Mandado:
      Jajajaja. Mire, casi mejor sigo pensando, leyendo y escribiendo… Dígaselo a su señor.
      No me gustan los toros, ni a la sombra.
      Atentamente

      P.D. La primavera es muy bonita y, pensándolo bien, inspiradora. Y la ironía, la alegría de los tristes, según Horacio.
      No sé qué es mejor, su oferta o su ironía. Muy bueno

      Me gusta

  10. 11/05/2012 8:44

    @Álvaro, @Pau, @Carlos. Mi esperanza se asienta en jóvenes solidarios, preparados y combativos que pueden empezar a cambiar este mundo convulso. Sin prisa, pero sin pausa. Hay muchos más de los que quisieran algunos. Por eso los difaman. Porque los temen.
    Vuestro futuro es también nuestro futuro.
    Gracias

    Me gusta

  11. 11/05/2012 9:02

    @ Francesc Mulet. Soy yo quien agradece infinitamente su apoyo y sus palabras. Hacen falta muchas voces, cuantas más mejor, para que se escuchen.
    @josep. Sencillamente, gracias

    Me gusta

  12. ana r permalink
    11/05/2012 20:32

    Felicidades por tu valentía y gracias por ser la voz de mucha gente que piensa lo mismo que tú.

    Me gusta

  13. jenny permalink
    11/05/2012 21:48

    Antes que inmigrante siempre seré persona, muchas gracias por tus palabras.

    Me gusta

  14. julian permalink
    11/05/2012 23:40

    Lo que importa son las personas…. cuando se pierden el respeto a las personas vamos muy mal TODOS…… Yo lo he dicho siempre, que primero somos las personas, que las ideas, son inherentes a las mismas, y que deben servir para, partiendo desde puntos de vistas diferentes llegar a un mismo lugar. La dignidad de la persona.
    Gracias Agustina por dar dignidad a las personas.

    Me gusta

  15. 13/05/2012 18:24

    @Ana, @jenny, @julian. Gracias por vuestro apoyo y por vuestras generosas palabras.

    Me gusta

  16. Àngels Moreno permalink
    15/05/2012 20:34

    No había escuchado tu intervención del miércoles en Radio Gandia pero sí los comentarios de elogio que te han hecho estos días los oyentes de esa emisora. He recurrido a tu blog y tenían razón. Tu última columna es magnífica (siempre creo que la última es la mejor). Felicidades y gracias por tus regalos semanales.
    Ah, muy bueno el comentario de Juan Recadero.
    Besos, Agustina.

    Me gusta

  17. 15/05/2012 23:14

    Yo te invito al encierro de la villavesa (sí, delante del autobús urbano el 15 de julio) si sigues escribiendo así. Y… creo recordar que este año ya has escrito sobre primavera, ¿o no era esa la primavera de la que hablabais?

    Gracias por animar, y creer, y luchar, y hacerlo, además, de una forma tan maravillosa.

    Mila muxu sentibera.

    Me gusta

    • 17/05/2012 9:43

      La que está sensible y muy agradecida soy yo, Leire. Además, tu invitación es tentadora, porque supone volver a esa ciudad tan entrañable. Pero ¿por qué os empeñáis en tentarme siempre con los toros?
      Miles de besos, joven soñadora. Ya queda poco para llegar a la meta.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: