Skip to content

Lenguajes falsos y sacrificios ciertos: el futuro en peligro

11/04/2012

Es tal la velocidad a la que nos sorprenden los que nos gobiernan, que es posible que antes de acabar esta columna ya se haya quedado vieja. No han tardado ni una semana en enmendar sus propios Presupuestos Generales.

Esta primavera más que una estación es un calvario. La Bolsa se hundió en un pozo negro. La prima de riesgo, esa pariente desagradable que nos presentó la crisis, se disparó arrogante hasta saltar la cifra maldita de los 400 puntos. La que separa el miedo del abismo.

Europa se revolvió herida en su orgullo contra un Rajoy que quiso ser desafiante y ha visto sus alas rotas de un solo tajo. Ahora, sus ministros serviles ofrecen en sacrificio Sanidad y Educación al monstruo voraz de los mercados especuladores para saciar su sed de derechos sociales.

Monstruo que definen magníficamente dos economistas, X.C.Arias y A.Costas, en el libro La torre de la arrogancia:

El “mercado” es un caballo de carreras que necesita estar embridado y controlado por un experto jinete para dirigirse a la meta del bien común y la estabilidad macoeconómica. Hoy, es un caballo sin bridas en el que hasta la política es arrastrada (…)  debe navegar entre la recesión y la quiebra.

La fe ciega de nuestros gobernantes en “ese mercado” es una religión perversa que nos esclaviza. Según Keynes, hasta serían capaces de apagar el sol y las estrellas porque no dan dividendos.

Ahora deciden cortar la médula al futuro agrediendo la Educación, y se nos condena a vivir peor atacando la ejemplar Sanidad pública.

Se habla de 40 alumnos por clase. De aumento de horas lectivas. Se liquidan las escuelas infantiles y con ello la posibilidad de que las madres trabajen. Subirán las tasas universitarias y perderán los  más débiles.

Centros de referencia en tratamiento del cáncer, como el IVO, peligran por falta de pago de la Generalitat Valenciana. Los dependientes no cobran. Los investigadores se quedan sin trabajo. ¿Qué más nos espera?

Hay que estar alerta porque este castigo injusto e inútil nos llega envuelto en palabras mentirosas y silencios cómplices que sirven de escolta a las tijeras del recorte. Las palabras oscuras y retorcidas son teloneras del abuso.

El lenguaje se utiliza para ocultar la realidad. Hablan de ajustes pero son recortes y la mentira fabrica en los medios afines una realidad falsa. Es preciso sacudirse las cadenas y rebelarse contra el pensamiento cautivo. Porque no son necesarios los recortes. Ajustar no es eliminar derechos, sino gastar mejor y perseguir a los defraudadores. Podemos hacerlo de otro modo. Este camino sólo lleva al desastre como ya se ha comprobado.

No se racionaliza, como dicen, se privatiza un suculento pastel educativo y sanitario que esperan compañías privadas mimadas ya en Madrid y en Valencia. Nuestra sanidad es de las más baratas y eficaces de Europa.

No se mejora la eficiencia, como repiten. Sabemos que lo privado fracasa estrepitosamente y además es más caro. Convertirán a alumnos y pacientes en clientes y el dinero será la única eficiencia por encima de las vidas y de las personas.

Imaginar un mundo en el que las palabras no estén manchadas parece ya imposible, pero hay que desmontar sus mentiras. Si somos conformistas con las palabras acabaremos siéndolo con los hechos. Y, entonces, nos resignaremos a un país condenado a la incultura y el analfabetismo. Un país de atención sanitaria desigual e injusta. Sin futuro y devuelto a la negrura de hace 50 años.

Como decía el poeta, mañana es un mar hondo que hay que cruzar a nado. Desde su burbuja prepotente, nuestros gobernantes nos arrebatan hasta los flotadores. Pero no cuentan con la rabia y la indignación de un pueblo que no se cree la realidad falsa que le venden aunque venga envuelta en palabras manipuladas.

Por fortuna, todavía se puede gritar el desacuerdo, como clamaba  Ángel González:

Habrá palabras nuevas para la nueva historia y es preciso encontrarlas antes de que sea demasiado tarde.

One Comment leave one →
  1. Jadel permalink
    24/04/2012 12:58

    La crisis económica como coartada ideológica: http://www.josealbertodiazestebanez.com/?p=309

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: