Skip to content
2 comentarios leave one →
  1. À.O. permalink
    05/04/2012 4:08

    No la conozco, pero la reconozco, hoy me quedé quieto escuchándola y solo hacia que vaivenear la cabeza al son de los golpes de su voz, soy respetuosos, de las personas, no de políticas, soy joven y sumamente ignorante. Hoy me dio mucha lastima mi alrededor al escucharla, no es ni un canto a la esperanza, ni una promesa electoral, su texto con su verborrea amisada a conciencia hizo de mi vida un pasaje de cualquier biblia. como alguien esperando un bus que sabe que nunca va a llegar.
    Todos sabemos que si en nuestro trabajo lo hacemos mal, nos echan, la clase politica lo ha hecho mal y siguen, y seguiran….hace falta honestidad en la política, o algo que se le parezca, hay que cambiar a quien lo jodió todo, a todos ellos, sin compasión, con la misma rabia que los bancos ejecutan las hipotecas..me da la sensación de que sin dinero ni suerte no voy a ser nada, y eso no hay Gandia, ni España que lo cure.

    Me gusta

    • 05/04/2012 18:31

      Siento en sus palabras la cadencia y los términos hermanos, pero diferentes en el significado, del otro lado del océano.
      Y me duele comprobar el desánimo que traslucen, porque pienso que la esperanza es posible.
      Como decía en la columna, ha llegado la hora de los ciudadanos. Somos el 99% y juntos podemos hacer que algo cambie. Gandia, España y el mundo son las personas, y ellas sí pueden curar la enfermedad del egoísmo con solidaridad.
      La suerte no llega, hay que buscarla. Y el desánimo y la desesperanza pueden impedir que la encontremos. Creo que el dinero no hace a las personas. Nunca piense que no será nada. Es una persona, además joven, y eso basta. No debe tirar la toalla.
      Así lo escribí a comienzos de 2011 porque ya me temía lo que tenemos hoy: https://agustinaperez.wordpress.com/2011/01/12/pesimismo-letal/
      …debemos negarnos al desaliento. Hay que negarse a caer en manos de esa negrura estéril que sólo traerá miseria y dará carta blanca a los desalmados. Podemos estar desanimados, pero nunca vencidos. La voluntad puede obrar el milagro de resucitar la ilusión. Debemos reprimir el egoísmo del miedo y apostar por la esperanza solidaria. Buscar a los que desean vivir libres y no morir esclavos. Porque somos dueños de nuestro destino y nadie podrá escribirlo en contra nuestra. Si nos buscamos, nos encontraremos y comprobaremos que somos muchos más de los que dicen. No se trata sólo de seguir comprendiendo el mundo, sino que hay que empezar a transformarlo. Sin temor, con esperanza y en la confianza de que el ser humano también es capaz de grandes cosas. Porque ¿quién está más loco, el que se resigna a un mundo injusto o el que lucha por cambiarlo aunque sea embistiendo contra molinos de viento?
      Los clásicos aconsejaban no desear rosas en invierno. Hoy brillan en todos los invernaderos. El 2011 exige no sólo desearlas sino luchar por ellas. Feliz y esperanzado año a todos.

      No pierda la esperanza de que ese autobús que espera llegue, si lo conduce la justicia igualitaria y lo empujan la voluntad y la honestidad de todos.
      Un saludo y mucho ánimo.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: