Skip to content

Crisis: ¿estafa o coartada?

09/02/2012

Decía Susan Sontag que las únicas respuestas interesantes son las que destruyen las preguntas. Hoy, los ciudadanos no sentimos que nuestros gobernantes respondan a nuestras inquietudes. Y mucho menos que les den solución.

Rajoy, el timonel del barco que ganó las elecciones con un “depende” ofensivo, ha estado ausente hasta ayer, día en que compareció en el Parlamento sin turnos de réplica. A pesar de la tempestad que nos está cayendo encima. Eso sí, ha ido estos meses a recibir lecciones de Merkel. Que exige más recortes. Él ya ha preparado el terreno con previsiones apocalípticas.

Y su Gobierno, dominado por una casta de tecnócratas, aplica recetas de carnicero cortando toda esperanza de recuperación.

Como ejemplo, ahí está Grecia. Europa tiembla y, en una siniestra paradoja, la cuna de la democracia representa su trágico final. Sus gobernantes impuestos hacen crecer la pobreza con los recortes exigidos sin piedad hasta límites escandalosos. Las pensiones peligran.

Ya no hay clases medias, la desigualdad es insoportable  y el país heleno camina hacia el abismo mientras ONG, pensadas para el tercer mundo, alimentan a su población hambrienta. La economía esconde a la ideología y aplastan derechos sociales consolidados los mismos bancos que se enriquecieron con la deuda de los griegos.

Los ultraliberales imponen las tesis del dinero. El negocio sustituye a los servicios públicos y la lucha ya parece tener un ganador, el mercado salvaje.

Esta crisis es una estafa, como propone Taibbi en un libro estremecedor, Cleptopía. El mundo financiero que la perpetró es como la mafia o el narcotráfico, dice. Y los gobernantes a su servicio han hecho del mundo un paraíso para los ladrones.

En España, el Gobierno de Rajoy esconde también su ideología tras la economía y ya ha hecho de las suyas con la crisis como coartada.

En educación, la cortina de humo integrista de la supresión de Educación para la Ciudadanía sólo oculta la intención de desviar más dinero de nuestros impuestos a la enseñanza concertada y apuntillar a la pública. La Iglesia manda.

En justicia, el seguidismo ideológico de la jerarquía eclesiástica respecto a la ley del aborto esconde la privatización de servicios al ciudadano en bodas y divorcios. Los notarios ganan.

En el mundo financiero, la “bajada” de sueldos a los directivos de banco que “sólo” van a ganar 600.000 euros enmascara la inyección de muchos millones de nuestros impuestos a la banca mientras rebajan nuestros sueldos.

La reforma laboral que viene da miedo. Porque cautivo y desarmado el ciudadano, sin dinero y con terror en el cuerpo, pueden ya contratar esclavos que trabajarán por nada y sin derechos.

Y Europa pide más, sin misericordia.

Esta lucha desigual nos coge desentrenados, con músculo social  débil. Somos más pobres, estamos asustados y los políticos ligh que nos dirigen nos llevan al abismo.

Los funcionarios ya recorren las calles en mareas de colores diversos para denunciar que lo público peligra. Y todos los ciudadanos debemos sentirnos solidarios porque la desaparición del Estado del Bienestar es un desastre colectivo.

La protesta ciudadana es, todavía y más que nunca, un derecho. Aunque a los manifestantes los expulsen por llevar camisetas reivindicativas, como en la vergonzosa inauguración de la Escuela de Idiomas en Gandia.

La Política, con mayúsculas, sigue estando ahí, aunque los políticos parezcan desaparecidos y en su lugar haya agentes del dinero.

Aun con dudas, débiles y llenos de preguntas, hay respuestas por las que merece la pena luchar. Hay alternativas, y pasan por atrevernos a pensar por nuestra cuenta. Porque nos las ocultan.

¿Quién destruirá las preguntas en esta Europa errática que exige sacrificios inútiles, si no son los ciudadanos?

3 comentarios leave one →
  1. 09/02/2012 21:56

    ¿Ciudadanos? Ya no existen, Agustina, somos siervos temerosos, esclavos de los mercados, masa, pueblo desarmado, incapaz de pensar sin la tutela del amo. Parece que protestamos, pero es un espejismo; nos unimos, salimos a la calle, pegamos cuatro gritos y espantamos el miedo. Estamos derrotados.

    Me gusta

    • 10/02/2012 9:45

      Juan Pedro, no podemos, ni debemos tirar la toalla. Sería su mayor victoria. No podemos abandonar la esperanza que es lo que puede mover la montaña de injusticias que nos aplasta.
      Podemos sentirnos derrotados, nunca vencidos. Ayer, el peridista Gorka Landaburu que perdió un ojo y casi las manos en un atentado de ETA, les plantaba cara diciendo que aún tenía lengua para denunciar los crímenes. Es una magnífica metáfora, y estremecedora, de cómo el ser humano puede sacar fuerzas de flaqueza y afrontar lo peor sin perder la dignidad y la fuerza para la lucha.
      Estamos desentrenados, no muertos. Perdemos batallas porque el enemigo es fuerte. Pero no hemos perdido la guerra.
      El miedo y el pesimismo son letales para la acción. Por eso nos los meten en el cuerpo. Para neutralizarnos y manejarnos mejor. En enero del año pasado, y perdona la autocita, intenté inyectar optimismo en una columna porque me temía lo peor.
      Somos débiles si nos mantenemos aislados, y derrotados somos más fáciles de dominar. Pero somos fuertes juntos y animados.
      No podemos claudicar. Me niego a que también me arrebaten los sueños y la esperanza. Eso querrían ellos…
      Un saludo y mucho ánimo.

      Me gusta

  2. Antonio Arjona permalink
    28/02/2012 23:14

    La crisis que han creado es la cortada para imponer una inmensa estafa. Sabían perfectamente qué consecuencias iba a tener la voraz economía financiera y el egoísmo unos mercados sin control alguno. Después han utilizado los medios e comunicación para acrecentar el pánico. Los inmorales burócratas que nos gobiernan hacen el trabajo sucio y los ciudadanos nos apretamos el cinturón y perdemos los derechos que tanto esfuerzo costó conseguir.
    Sin embargo, y a pesar de la parálisis que intentar inocular en nuestras mentes, yo comparto la idea de Agustina de que somos débiles si nos mantenemos aislados, pero podemos ser fuertes si unidos, y utilizando la razón y la palabra, decidimos iniciar nuevos caminos que conduzcan a una sociedad más justa, y más culta.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: