Skip to content

Periodismo amordazado

01/02/2012

Decía el historiador Delumeau que los miedos cambian pero el miedo permanece. Hoy se llama recesión económica y se mueve por el mundo en perfecta sincronía de desastre.

Nos inoculan miedo en vena, nos venden que no hay más camino que recortar y nos paralizan de modo que aceptamos sumisamente hasta el recorte de la libertad de prensa. El periodismo parece hoy amordazado, asediado y desactivado.  Y la información veraz es imprescindible para conjurar los miedos.

La doble crisis, tecnológica y financiera, pone en peligro los medios de comunicación. Y el poder lo aprovecha. Se asfixian los periódicos críticos como el diario Público, se favorecen fusiones que neutralizan a periodistas incómodos como Gabilondo, se ataca a la ejemplar y premiada TVE y se cierran canales públicos mientras se subvencionan los privados, como ocurre en Gandia.

x

En Galicia se llega al esperpento de entrevistar a los políticos sin entrevistador. Sólo con el cámara. Sin complejos y más barato. Matar al mensajero es práctica habitual en quienes tienen algo que ocultar. Cada vez que no se contesta o se ofende a un periodista se ofende a toda la sociedad.

Hay gobernantes que identifican su cargo con el poder absoluto y tienen poca cintura democrática a la hora de encajar críticas. La democracia supone aceptar la discrepancia. No parece de recibo haber sido inmisericorde en la oposición y tener mandíbula de cristal en el gobierno. Por eso no quieren preguntas incómodas.

Poca diversidad ideológica supone empobrecimiento democrático, y una voz única sería la tumba de las libertades. Los hechos no son opinables sólo son manipulables.

Falsos programas de investigación dirigen la opinión pública haciendo un daño irreparable en temas delicados como justicia, sanidad o acción política. Además, surgen cadenas, al amparo de ciertos políticos, que más parecen publirreportajes del poder que canales informativos.

El periodismo debe contar la realidad, no fabricarla, ni falsificarla. Debe verificar y comprobar datos, no aceptar calladamente las imposiciones del poder. De su responsabilidad y honestidad dependen muchas personas. Traicionar las libertades públicas supone hundirse en un fango de mentira.

Faltan matices y sobra frivolidad. Nada es blanco o negro y se nos ocultan los grises. Las verdades a medias son peor que falsedades, como demuestra el gusto del alcalde de Gandia, Arturo Torró, por el anuncio de planes con suspense. Olvida que la información es un derecho ciudadano reconocido por la Constitución.

Aumenta cada día la distancia entre lo que necesitamos entender y la información de que disponemos, y su calidad dudosa amenaza con confundirnos. Cada vez es más difícil separar el grano de la paja, la verdad de la mentira, los hechos desnudos de la manipulación.

No debemos resignarnos. Aunque nos sintamos atrapados y hastiados. El desencanto sólo supone renuncia y sometimiento. El pensamiento no se ve pero, como el viento, puede sacudir la realidad con su poder crítico. Como decía Gandhi:

La libertad personal llegará inculcando a las multitudes la convicción de que tienen la posibilidad de controlar el ejercicio del poder y hacerse respetar.

Ya no somos menores de edad, aunque algunos lo crean. Deberían considerar los que intentan confundirnos que somos maduros y libres. Que mentir no sale gratis y que hay muchos medios de denunciar la manipulación.

Juntos e informados somos más fuertes. No dejemos que piensen por nosotros.

4 comentarios leave one →
  1. 03/02/2012 14:35

    El actual panorama lo podría comparar perfectamente con una obra de teatro inacabada. Una especie de espectáculo de farsa y sainete en el que mediante la “actuación” es decir, mentira, se intenta manipular y coaccionar a los asistentes a dicha obra. Mediante máscaras nos intentan enredar y convencer de lo que ellos creen oportuno, nada más lejos de la realidad… Aquí blanco, allí negro…aquí izquierda, allí derecha. No hay un término medio, unos matices como muy bien dices…

    La diversidad ideológica es fundamental para el desarrollo de una sociedad y potenciación de una cultura, se necesita una democracia real y desde cualquier ámbito puede ser posible, sin discriminar a las minorías.

    Me quedo con tu última frase:
    “Juntos e informados somos más fuertes. No dejemos que piensen por nosotros.”

    Es indispensable para nuestro crecimiento interno y desarrollo en este mundo

    Una entrada magnífica, Agustina, como me tienes acostumbrado.

    Me gusta

    • 06/02/2012 11:23

      Esa democracia sólo es posible con un pueblo educado e informado. Por eso algunos no nos quieren ni educados, ni informados. Saben que la ignorancia es terreno abonado para la corrupción y la demagogia. Tienes razón en que en la situación actual no prosperaremos.
      Un saludo y muchas gracias.

      Me gusta

  2. Aurora permalink
    22/02/2012 19:38

    Muy valiente, Agustina, por denunciar ante los micrófonos de Radio-Gandia (Cadena SER por conveniencia, que ya veremos…) el cierre de GandiaTV por parte de Torró y su “compra” de medios privados vía aportaciones millonarias, entre ellos Radio-Gandia. La información no puede ser un negocio. Es un derecho constitucional, es una necesidad básica de los ciudadanos.

    Me gusta

    • 23/02/2012 9:23

      Aurora, me temo que los derechos van a convertirse en negocios a toda velocidad con estos ultraliberales mercaderes que nos gobiernan. Si no plantamos cara, perderemos lo poquito que habíamos avanzado. Retroceder no sólo es posible, sino más rápido que avanzar.Hay que denunciarlo.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: