Skip to content

Labordeta: honestidad frente a hipocresía

15/09/2011

La libertad es una palabra muy sufrida y duele ver cómo se toma su nombre en vano en aras de intereses particulares y contra el bien común.

Hubo un hombre honesto que dedicó un sencillo y emotivo canto a la libertad.

  Ahora, en el aniversario de su muerte,  en nombre del miedo a la honestidad se rechaza que sea el himno de su tierra.

Siempre recordaré la imagen del Labordeta diputado enfrentándose valientemente a los que se reían de su manera franca de decir la verdad.

¡Cuánta falta nos hacen esas personas capaces de decir palabras verdaderas y nobles contra la hipocresía de las risas de los neoliberales del PP! Un grupo  que sirve de refugio misceláneo a gentes que pretenden aprovecharse de parcelas tanto liberales como intervencionistas para lograr su provecho. Liberales de ida y vuelta. A conveniencia. Viviendo del Estado y recortando derechos ciudadanos.

En términos coloquiales, listillos que sólo buscan su interés.

Fundamentalistas de mercado que se refugian en lo liberal para servir intereses privados. Mercado es el nombre eufemístico que encubre prácticas gansteriles del capitalismo más salvaje, como decía Susan Sontag. Nada más lejos de la libertad que lo que predica esa extraña y peligrosa doctrina.

 Usan lo público -en lo que no creen- para desmantelar servicios sociales del estado de bienestar. Quizá porque estos servicios sociales dañan sus intereses o los de sus amigos.

Usan dinero público para crear infraestructuras y luego las ceden a empresas privadas para que las gestionen y ganen dinero. Caso de los gimnasios municipales o las escuelas infantiles en Gandia, el edificio del CSI-COM…

La inversión corre a cargo del dinero de todos. Las ganancias son para el bolsillo privado. Negocio redondo.

La libertad del dinero frente a la libertad de las personas.

No me extraña que salten espantados los liberales convencidos.

Estos últimos no confunden errores intelectuales y morales. Atacan ideas, no personas. Rebaten con argumentos, no con insultos ni caricaturas demagógicas. Son honestos, aunque puedan estar equivocados.

No sé por qué estos neoconservadores me recuerdan las interpretaciones interesadas del Evangelio que hace la jerarquía eclesiástica  o los regímenes comunistas que traicionan a Marx.

Los discípulos, frecuentemente, suelen crucificar a sus maestros y retorcer sus doctrinas en beneficio propio.

Afortunadamente, siempre nos quedará Labordeta.

***

Actualización, septiembre 2013: Dos años después, Gandia sigue sufriendo el expolio de lo público. Edificio del CSI-COM que pasa a manos de una empresa privada. Venta sospechosa del único solar municipal rentable a un amigo del alcalde, compra incomprensible de boleras, discotecas… por parte de un Ayuntamiento.

La honestidad de Labordeta sigue desaparecida y la hipocresía y el cinismo  crecen en un país devastado y a la deriva. ¡Necesitamos con urgencia una Política honesta!

 Actualización, septiembre 2014: Un año después, las obras del CSI-COM están en duda debido al informe negativo de la Generalitat por estar en zona inundable.

Se descubre que la bolera y la Operación Aplauso del alcalde han fracasado, están plagadas de irregularidades y pueden costarnos a los gandienses 6,7 millones de euros. La deuda municipal ha aumentado -hasta el final de 2013 y a la espera del balance de ese año- en no menos de 50 millones.

Cuatro años de la muerte de un hombre íntegro. Nos quedan sus palabras y su voz entera. La voz de un hombre libre que nunca vendió su libertad:

Vamos
a hacer con el futuro
un canto a la esperanza
y poder encontrar

tiempos
cubiertos con las manos
los rostros y los labios
que sueñan libertad.

Somos
como esos viejos árboles.

7 comentarios leave one →
  1. 15/09/2011 23:07

    Hola,

    He escuchado últimamente sus intervenciones en la radio y me he identificado mucho con la forma y el fondo de sus reflexiones.

    Le animo a que dé el salto a la política (eliga Ud. bajo que paragüas), porque creo que lo haría muy bien.

    Un saludo.

    Me gusta

    • 16/09/2011 12:33

      Muchas gracias por su seguimiento y sus generosas y amables palabras.
      Se puede, y se debe, hacer política también desde el activismo ciudadano. La cosa pública es tarea de todos. Sólo hay que abrir los ojos, mirar y reflexionar y actuar en consecuencia.
      Sobre todo es importante actuar. La neutralidad es hoy pecado mortal.
      Si todos lo hacemos en nuestra vida cotidiana, en nuestra parcela de influencia, la Política con mayúscula volverá a ser el arte del bien común.
      Podemos obligar a los políticos a recuperar el noble arte de la política, hoy tan manchado por ciertos personajillos que no merecen siquiera el nombre de políticos.
      Un saludo.

      Me gusta

  2. 16/09/2011 12:47

    También estoy convencido de que faltan muchos más políticos como Labordeta y que sobran esos jetas trajeados a los que, efectivamente, les jode que se oiga en el parlamento la voz de aquellos que se han pasado la vida debajo de la bota.

    Sin ir más lejos, no olvidemos que hoy mismo la Junta Electoral Central se pronuncia sobre el procedimiento para presentar candidaturas por parte de los partidos minoritarios (un procedimiento, como es sabido, endurecido para perpetuar la sagrada casta política bipartidista y sus alrededores)… quizá un buen comienzo para rebelarse contra este monopolio sea apoyar la iniciativa Yo Avalo.

    Me gusta

  3. 16/09/2011 13:51

    Hola, Agustina! Fui alumno tuyo en primero de BUP, hace unos 20-1 años. Supongo que no te acordarás de mi. Y si es así, tendrás más malos que buenos recuerdos. No era un alumno aplicado. Más bien, todo lo contrario. Aún no sé cómo conseguí aprobar Lengua…!

    La cuestión es que han pasado los años y he escrito una novela histórica que, según parece, será publicada en el primer trimestre de 2012 por una editorial novel (como yo). Al editor le ha gustado y quiere apostar por ella, aunque yo la reviso y no dejo de ver multitud de defectos en cada página. Seguramente habrá una presentación en Gandia (en fecha y lugar por concretar todavía, como es lógico).

    En parte, esta novela no habría sido escrita nunca de no ser por ti y el resto de profesores y profesoras de Lengua y Literatura que he tenido en mi vida académica (Consuelo Allué, Manolo Amela, etc). Por eso, al encontrar tu blog, te mando un saludo y te doy las gracias. Yo también escribo en mi blog. Si te apetece, te invito a visitarlo. Sería un placer. Muchas gracias! Esta es la dirección: http://ferrandispeiroj.blogspot.com/

    Me gusta

    • 16/09/2011 19:29

      Hola, José. 20 años no son nada…Pero no te reconozco en la foto de tu blog. Se cambia mucho desde los 15 años.
      No hay malos recuerdos de alumnos poco aplicados. La tarea del profesor es convencerlos. Sólo se tienen malos recuerdos de los alumnos maleducados y tú no lo eras. Seguro.
      No sabes lo que me alegra que seas todo un novelista.
      Por supuesto que iré a la presentación de tu libro. Espero que me digas cuándo y dónde será.
      Gracias por escribir y por recordarme. Es la mejor recompensa para una profesora de Lengua.
      Visitaré tu blog.
      Un saludo.

      Me gusta

  4. 17/09/2011 11:25

    Hola Agustina,

    Lo más seguro es que te haya llegado a los oídos las pésimas condiciones en las que hemos empezado el curso este año. Estamos estudiando en una clase con 54 alumnos sin ninguna libertad de escoger optativa, ya que únicamente se ofertaba una, y con un horario muy incompatible con las personas que deben de trabajar. Yo defiendo que si una persona quiere estudiar jamás se le debe de negar una plaza en un centro docente, pero creo que las clases no están lo suficientemente equipadas para tantas personas. Recuerdo el año pasado en clase de lengua castellana y literatura que apenas llegábamos a las 10 personas y ahora rebasamos el medio centenar.

    Creo que el discurso de Labordeta ha sido el más sentido de cuantos se hayan escuchado. La libertad, la mayoría de las veces, se encuentra disfrazada de diversos intereses que hacen que la palabra pierda su significado esencial, que no es otro que el de igualdad e independencia para obrar y actuar sin hacer daño a terceros. Pienso como tú, Agustina, para hacer política no es necesario afiliarse a un partido político, basta la palabra para transmitir y actuar…y como muy bien dices…nos queda la palabra.

    Muchísimas felicidades José por esa primera novela. Te deseo mucha suerte y un gran futuro por delante como novelista. Mi pasión también es escribir, este año voy a publicar un artículo para la revista Passio de la Semana Santa de Gandía y debo de decir que en mí también ha influenciado Agustina, ya que gracias a ella, el año pasado descubrí a Góngora que se ha convertido en un escritor muy admirado por mí al que intento emular lo humildemente que puedo. Lo de la novela todavía lo veo un poco lejano, aunque lo último que se debe de perder es la esperanza y las ganas de trabajar.

    Como siempre, Agustina, una entrada magnífica

    Yo todavía creo en la base pura de la política, es cierto que muchos han mancillado su nombre a base de corrupción y pseudoideología partidista, pero todavía quedan personas que luchan por una sociedad con una libertad auténtica, un ejemplo fue Labordeta que paz descanse.

    Un saludo muy fuerte!!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: