Skip to content

Primavera ciudadana

15/06/2011

Desde siempre, la humanidad ha ido creando un modelo basado en la explotación de la mayoría en beneficio de unos pocos. La concentración del poder en una élite unía conocimiento, dinero y religión. La socialdemocracia ha creado un estado de bienestar que nos permite vivir cerca de lo que consideramos igualdad. Pero el paréntesis ha durado poco. Hoy la élite se llama neoliberalismo y codicia lo que ha costado tanto: la salud, la educación… vía privatización y desregulación galopante.

Mientras luchamos por sobrevivir, ellos dictan las leyes que gobiernan el mundo. Son efectivos. El 20% del Planeta se reparte el 80% de la riqueza.

Sus vasallos: bancos, empresas, agencias de calificación a su servicio y gobiernos, sólo obedecen. Lo experimentamos en carne propia. Exigen sacrificios y  recortan derechos de trabajadores mientras aumentan sus beneficios. Siempre en la sombra.

Los señores del dinero son también dueños de la información, y están convenciendo a una ciudadanía vacía de contenido de que los culpables del desastre somos nosotros. Porque hemos gastado demasiado en nuestro bienestar, en educación, en sanidad o en derechos humanos. No son ellos – sumos sacerdotes infalibles- porque el dinero que les damos nos será devuelto algún día de modo misterioso,  quizá en otra vida, como se afirma en la religión más clásica. A este valle de lágrimas se viene a sufrir y hemos sido tan osados que queríamos ser felices en la Tierra. Nos merecemos su castigo.

Sus medios de comunicación, casi todos por desgracia, bloquean información y nos manejan como títeres. Predican el odio y huyen del razonamiento porque está reñido con el dogmatismo de su religión del dinero. El tejido de mentiras públicas nos envuelve en una maléfica tela de araña.

Pero un país vecino ha logrado el milagro del despertar ciudadano. La Italia de los Valores y los Verdes han conseguido que 27 millones de italianos, libremente, sin campañas millonarias, hayan dicho NO a la desvergüenza. Han rechazado privatizaciones señalando que lo público es sagrado y nunca se debe confundir con lo privado. Han exigido energías limpias y han rechazado las nucleares. Porque nos jugamos el futuro de nuestros hijos. Y han parado los pies a la ley que protegía  a Berlusconi de rendir cuentas ante la justicia.

Y lo han hecho a pesar de su imperio mediático. Las televisiones de Berlusconi dieron mal la fecha de la consulta y fomentaron la abstención.

No les ha servido. Una red de democracia directa apoyada en Internet y los móviles ha logrado unir a una ciudadanía harta de desmanes y corrupción impune. Han rechazado a periodistas mediatizados y comprados y han dicho BASTA.

Deberían tomar nota algunos neoliberales cercanos como Camps que ningunean, insultan y desprecian al 15-M y a periodistas de esta casa. Esos jóvenes no están manipulados como lo están algunos medios públicos y privados en la Comunidad Valenciana. Los candidatos de izquierda en Italia surgieron desde abajo ayudados por jóvenes internautas indignados. Quizá sea ese el camino.

No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: