Skip to content

Derecho a saber

05/04/2010

“Nunca ha reinado tanto el oscurantismo en tiempos de información. Jamás sabiendo tanto se ha procurado que se sepa menos”.

Son palabras de Max Aub hace 43 años en México y podrían encabezar el manifiesto del Día Mundial de la Libertad de Prensa que se conmemoró el pasado lunes. Nueve periodistas han muerto este año y 165 están encarcelados por cumplir con su deber.

Denuncia Reporteros sin Fronteras que México sufre una brutal autocensura y  se asesina a periodistas por buscar la verdad. En Rusia, Putin maneja oscuros hilos que le permiten controlar los medios. Y en Italia, Berlusconi amenaza con “estrangular” a autores de libros como Gomorra porque dan una mala imagen de su país. País que él degrada cada día y donde la Mafia le ha ayudado a llegar al poder.

Una revista económica ha censurado en EE UU la portada de un dibujante que retrataba con crudeza las causas de la crisis actual: grandes empresas que roban  dinero del contribuyente y siembran desorden social mientras sus consejeros bailan y brindan con vino. Parece que a los ladrones no les gustan los espejos.

Y en Valencia, la Diputación censuró una exposición del MUVIM que reflejaba en fotos ya conocidas el año de la trama Gürtel. No eran opiniones sino hechos captados por cámaras atentas. Pero sus protagonistas no quieren que sepamos la verdad ni en fotografía.

 Canal 9, la televisión pagada por todos, refleja una realidad virtual que pretende sustituir a la real. Dedica sus informativos a sucesos, deportes y sociedad rosa mientras dirigentes valencianos están bajo sospecha y se presentan pruebas cada día de que nuestro dinero ha ido a parar, con su consentimiento, a tramas de delincuentes.

El lema de la conmemoración este año ha sido “Derecho a Saber”.

Parecen malos tiempos para ejercerlo. Ruedas de prensa sin preguntas, periodistas burlados de los que se huye por la puerta trasera, presiones económicas a periódicos críticos y una autocensura peligrosa de periodistas sumisos a los que se amenaza con el despido cuando no se les acosa como se ha denunciado recientemente. Sin libertad, dice Camus, la prensa siempre es mala.

El periodista debe decir la verdad porque es la voz de millones de gentes sin voz. Pero se lo ponen muy difícil. Presiones directas e indirectas ultrajan la libertad consagrada en los Derechos Humanos y en el artículo 20 de nuestra Constitución. Dos periodistas de la cadena SER han sido condenados por difundir información verdadera. El juez lo reconoce pero afirma, de modo cínico o ignorante, que internet no es un medio de comunicación.

Hace falta un periodismo al servicio del ciudadano que exija saber qué se hace con el dinero público. Que exija condenar con contundencia la corrupción y la mentira. Que exija el debate sereno y condene el insulto.

Necesitamos informarnos para comprender, comprender para debatir y debatir antes de condenar. Sin periodismo libre la democracia no existe. Y no sólo censuran en Cuba, China o Irán.

No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: